Hoy hablaremos sobre la tolerancia, una palabra muy utilizada en nuestras conversaciones, pero tan poco aplicada en nuestro diario vivir. La tolerancia, como lo dice su significado es: la actitud de toda persona que respeta las opiniones e ideas de los demás aunque no coincidan con las propias.
Siempre he creído que si los seres humanos aplicáramos el significado de esta palabra tan simple, podríamos vivir en una amplia armonía.

Me he percatado con suma preocupación de que en un país tan pequeño como mi Panamá, con escasa población, esta cualidad se ha ido deteriorando y su carencia se ha ido acentuando rápidamente en los últimos años. Ya podemos ver que con las redes sociales, las distancias y la información se acortan; para aportar rapidez a todo, aunque a la vez se ha perdido el respeto; y es preocupante. Hemos podido ver cómo los desafíos en temas de religión, educación sexual, entre otros, se han vuelto la comidilla de todos los días entre varios sectores de la población, alimentando la ignorancia al querer imponer ideas que muchas veces no llevan coherencia entre ninguna de sus creencias.

¿Dónde quedó el respeto y los diálogos? ¿Dónde podemos llegar a puntos medios sin tener que ridiculizarnos unos con otros? Muchas veces deseamos imponer nuestra idea por encima del pensamiento del otro. Señores, eso no va a ocurrir entre insultos, alzar voces o desprestigiando al otro para demostrar quién es más inteligente.

Debemos entender que el sentido común y la tolerancia son buenos amigos. ¿Y a qué me refiero con el sentido común? Es esa manifestación que nos dice “ya es suficiente y es momento de ceder”, analicemos en qué momento nos encontramos y evitemos llegar a cruzar la línea que está muy delgada y en cualquier momento puede terminar de romperse.

Aprendamos a tener esta Actitud Positiva y a tolerar las diferentes formas de pensar. Se gana más convenciendo con sensatez, que ridiculizando y faltando el respeto. Pregúntate: cómo puedes hacer para acercarte más a las personas, ser más humano, y qué estás dispuesto a hacer para arreglar los problemas de tu vida, tu familia, tu trabajo y tu comunidad.

Es sencillo, antes de atacar a los demás practica la tolerancia como ejercicio diario, y si no puedes más, sencillamente utiliza el sentido común y aléjate lo antes posible sin caer en discusiones que no te llevarán a ningún lado. Aprendamos a imponernos con inteligencia y madurez.
Espero sus comentarios.

Marisol Guizado