Siempre había tenido la oportunidad de apreciarlo a través de la televisión, me llamaba mucho la atención, los cambios radicales que se han hecho a través de los últimos años con el Ing. Julio Spiegel, creo que al ser una persona joven, se ha dado cuenta la importancia de la innovación en estos tiempos.

Cuando se realizan concursos de Oratoria, nos viene a la mente, como en nuestros tiempos de escuela el tema de la declamación (poesía) las cuales te aprendias de memoria, le metías efectos jajaja (con las manos) y otros recursos que buscabas para ganarte ese 5, pero el contenido no te calaba.

Los tiempos cambian, al hacer este tipo de oratorias se insta a los chicos a llamar nuestra atención, ellos tienen el don de la palabra y la expresión, además se nota el esfuerzo de profesores y equipo para pulir ese don que les ha dado la vida. Pero me encanta saber que lo que hablan lo siento como propio, al expresar sus ideas, se ven templados en lo que sienten, lo que desean hacer por el mundo y su país Panamá, al estar sentada en ese teatro, me corrió una energía impresionante, las barras, el ambiente, el esfuerzo de una empresa que pone todo su esfuerzo en los chicos como parte de su RSe, siempre he creído en apoyar a las marcas que devuelven a la comunidad, eso es hacer patria.

Pude prestar atención a cada una de sus presentaciones, y puedo decir que la ganadora, tuvo mi atención al máximo, los premios para todos los chicos fueron clase A, dándole las oportunidad de estudiar en cualquier lado del mundo con una beca, ya está es ganancia para todos.

También hay que resaltar que los chicos fueron escogidos de todo el país, eligiendo a los mejores, esto da una oportunidad para que todos los años, las escuelas se preparen para incitar a sus estudiantes a la excelencia. Y más allá de todos los maravillosos premios que tuvieron el sentir y amor de lo que ahí se vivió es la mayor recompensa.