¿Cuál es nuestra misión?

Alguna vez se han preguntado si donde se encuentran y lo que están haciendo en este preciso momento de su vida, es lo correcto o, si necesitas cambiar el rumbo. A mí me pasa todo el tiempo, y nunca dejo de cuestionarme si estoy tomando las mejores decisiones y si ello me va a llevar al destino que siempre he querido. Creo que es muy difícil que un ser humano no se haya planteado esto en algún momento de su vida y, sobre todo al entrar en una etapa madura donde quieres sentir que has conseguido algo que te llene en cualquiera de los ámbitos de tu vida.

Muchas personas me han preguntado en diferentes ocasiones, principalmente cuando realizo proyectos, cómo hice para saber que eso era lo que tenía que hacer o si sabía que iba por el camino correcto, lamento informarles que muchas veces no tengo la menor idea de cómo llegué allí, y al igual que ustedes tengo miles de dudas. Sencillamente muchas de las cosas que hacemos son ensayo y error. Nadie tiene una varita mágica para saber que está haciendo o lo que le llevará a descubir su misión en este mundo, incluso aunque te hayas dedicado a una carrera y sientas que eso es lo tuyo, a veces la vida te puede jugar situaciones que nunca te esperas, lo que creías un hecho cambia y te ves de nuevo empezando desde cero.

Por eso debemos reinventarnos constantemente, yo estudié muchas carreras que no me llenaban, empezaba algo y me aburría rápidamente, no terminaba de encontrar ese click que me hiciera volar sola, me tomó muchos años llegar a ello y, a pesar de eso, donde me encuentro sigo teniendo miles de dudas y nuevas ideas que quiero emprender. Quizás nunca llegue a estar conforme con todo lo que hice y este constantemente exigiéndome más esfuerzos, pero les aseguro que nunca me aburriré en todos los intentos que ejecute.

A mis 39 años tengo tantas metas y sueños que cumplir, sumándole todos los días cosas nuevas aparte de las que ya tengo, lo cierto es que para llegar a saberlo tenemos que tener disciplina, dedicación, constancia, trabajo duro y mucha paciencia. Muchas veces las personas nos tirarán la puerta en la cara, pensando que les hacemos perder el tiempo, muchos se burlarán de tus sueños, otros te dirán que es imposible que lo hagas, hablarán mal de ti, se robarán tus ideas y la ejecutarán como propias, pero la vida es así, y solamente te puede perjudicar si tú no crees en ti mismo y en tu capacidad.

Nadie nace experto en ninguna materia y con el camino claro hacia dónde debe dirigirse, tendremos miles de obstáculos
y nos vamos a golpear bastante. Pero, les aseguro que vale la pena, a pesar de las tristezas, sinsabores, alegrías o éxitos que puedas tener en cualquier cosa que te propongas para encontrar tu misión. Valdrá la pena porque estás viviendo al máximo, así que vamos todos a encontrarnos, te invito a que juntos iniciemos el viaje de nuestra vida, Destino: Planeta Tierra, Misión: seguimos descubriéndola.