Queridos Enfermeros: Ustedes también hacen un Panamá En Positivo.

Tan pronto recibí la noticia de que el señor Bern se estaba recuperando agradecí a Dios y pensé: los milagros existen. Ustedes enfermeros son ángeles de la guarda. Sin ustedes esos milagros no serían posibles.

Han sido momentos a nivel nacional e internacional en los que ha tocado sacar fuerzas y fe desde lugares inimaginables. Ustedes el mejor ejemplo de entrega.

Gracias por acompañarnos en estos tiempos con su vocación de servicio y pasión por lo que hacen. No ha sido fácil pero ahora más que nunca han demostrado ser un gremio unido y guerrero. La sonrisa de un paciente recuperado es el mejor regalo que podrán recibir hoy con el agradecimiento de todas sus familias.

Por eso en conjunto con varios de sus compañeros y con el apoyo del Doctor Julio Sandoval hemos decidido hacerles un homenaje hoy en su día para que nunca olviden lo importantes que son para todos nosotros en Panamá.
Dios les bendiga.

Mari Guizado