Nos quejamos de cosas que ocurrieron en el pasado, decimos que si pudiéramos volver el tiempo nos hubiera gustado hacer las cosas de otra forma y nuestra vida sería mejor. Pues yo también lo he pensado en muchas ocasiones, sobre todo con la madurez y sabiduría del presente.

Pero la realidad es que nuestra identidad actual es gracias a nuestro pasado, creo que todos hemos tenido relaciones o experiencias que no han sido positivas en el ayer. Muchas veces cometemos el error de seguir cargando lo del pasado, dejando que esto afecte nuestro presente.

Para no cargar con ese dolor, debemos verlo de una forma positiva, entender que quizás teníamos que pasar por ello en ese momento y que lo veamos netamente como una lección. En este momento medito, ¿Porqué a veces se menciona?: es que yo sufrí, es que mi ex me hizo sufrir, es que no he podido llegar más lejos porque alguien no me quiere en donde trabajo”. Es que como esas personas me hicieron sufrir las odio y tengo ese resentimiento, ya sea familiares, amistades o parejas.

Esa energía negativa del resentimiento nos atrasa y no nos deja evolucionar. Pregúntate y analiza: me estafaron, me engañaron, pero ¿Qué vas hacer con eso? Créeme, a todas las personas, incluyéndome, nos ha pasado esto. No te encierres en los momentos difíciles y negativos, todo pasa y todo cambia. Es el momento de agarrar el timón de nuestra vida y dejar el pasado atrás en todos los aspectos, recordar siempre las cosas buenas que vivimos ya que nadie nos puede quitar eso y enterrar cualquier sentimiento negativo, sino nunca llegarás a donde quieres o te propones.

Recuerden que las personas que han estado en el pasado o en nuestro presente muchas veces son el reflejo de nosotros mismos. Quizás nosotros tenemos esa inclinación para que pase aquello repetidamente. Tenemos que ver que muchas veces esas personas que nos han causado dolor en nuestro pasado, han sido nuestro espejo. Recuerden que cuando sufrimos y sacamos esas tribulaciones adelante nos convertimos en personas más fuertes.

Para finalizar, recuerden que Dios nunca nos pondrá en una situación que no podamos superar. Siempre podremos encontrar en nosotros mismos cosas positivas que nos ayuden a reestructurarnos, para ser mejores seres humanos. Pero el día de hoy, debemos tomar conciencia, no dejando que nuestro pasado defina nuestro presente. Empieza a soltar esas cosas o personas que te hacen daño y sé el arquitecto de tu nueva vida. Hay muchas cosas buenas esperándote afuera, te invito a que las conozcas.