Hoy que conmemoramos la gesta del 9 de enero, recordamos a los estudiantes panameños que lucharon por la soberanía de nuestro país, pienso que la misma dió paso a los Tratados Torrijos-Cárter. Me pregunto cómo hubiese sido, si este mismo hecho del año 1964 tendría lugar en nuestro presente. Sería interesante ver la reacción que hubiese conllevado esta misma situación.

Por supuesto, es importante que me refiera al tema, ya que la ciudadanía cada día, incluyéndome, sentimos repudio por los temas de
corrupción que estamos viviendo desde hace años, pero que de alguna forma hoy se acrecientan más, entendiendo lo difícil que es guardar información para políticos y la sociedad en su totalidad, ya que la corrupción es algo que se da en conjunto, donde muchos participan tanto en el sector público como el privado.

Muchas veces he percibido que se ha perdido el real significado de nacionalismo, creándose algo erróneo en nuestras cabezas y cómo debemos llevarla y desarrollarla, para que realmente la misma se convierta en algo positivo para todos. Muchas mentes cerradas que creen, que sólo ellos tienen el derecho de trabajar la misma desde su único punto de vista en la historia.

Y ahí es donde quiero llegar justamente, quiénes somos nosotros para cortar la iniciativa de cualquier persona, nadie tiene derecho de creerse dueño de la verdad y todos podemos opinar y realizar cualquier iniciativa sin ser menospreciados por los demás aunque no compartan las mismas ideas, de eso se trata de llevar la fiesta en paz y dejar que cada uno tome las acciones que considere.

He leído como entre panameños nos decimos de todo, olvidando que todos debemos remar a los mismos resultados, para mí ese es el verdadero nacionalismo, permitir la expresión de cada panameño, por supuesto sin llegar a faltas de respeto o actos vandálicos.

Estoy segura que si empezamos a escuchar a los diferentes grupos y nos uniéramos, el país no estaría sufriendo por actos de esta índole. Esperemos que no sea tarde, sé que hay mucho por hacer, asimismo espero que la concentración que se está llevando a cabo en este momento, sirva para que las personas empecemos a reaccionar y unirnos, ya sea que vayas a la concentración o tomes otras iniciativas propias, estoy segura que los próceres de la patria que están vivos y los que no están físicamente, quieren lo mejor para nuestro Panamá en el presente, y por lo que tanto lucharon, no desperdiciemos las acciones que hemos logrado como país y seamos parte de ese cambio con diferentes iniciativas sin sobrestimar las que construyan otros, todo suma.

¿Y tú realmente amas a Panamá? ¿Qué estás dispuesto hacer por tu país para realizar esos cambios sin quejarte tanto y respetando las diferencias? Que empiecen los diferentes aportes!

Marisol Guizado