Los tiempos de cambio están trayendo muchas expectativas a mi vida. Estoy analizando y aprendiendo muchísimo más del contenido que producen los demás para ayudar a reinventarse en la sociedad.

Creo honestamente que hasta que la vacuna no salga al público del todo y esté autorizada para su reproducción no tendremos certeza. Definitivamente el mundo se tuvo que adelantar a muchos cambios que no estaban contemplados a corto plazo.

Estábamos en la cuarta Revolución industrial y el Covid19 nos demostró que el contenido que va a prevalecer al igual que todos los emprendimientos por los 2 próximos años será totalmente digital y destinado a humanizar marcas.

No debemos temer a los cambios, pero las personas que tienen poder de comunicar en las redes sociales si no cambian el contenido que estaban acostumbrados a dar a las empresas y comunidades van a perder relevancia.

No solo es digitalizar ese contenido y ponerlo al alcance de todos, es que el mismo sirva para tu transformación personal y para ayudar a que las personas estén mejor.

Estoy convencida que el contenido superficial pasará a segundo plano al menos por los próximos dos años. Necesitamos aprender a plasmar ese contenido de forma humana, la tecnología no tiene que ser fría ni distante.

El tener esclerosis múltiple en un tiempo donde tuve que quedarme en casa obligatoriamente me permitió descubrir el potencial que tenía lo digital y como emprendedora para crear una marca como Panamá En Positivo, destinada a cambiar vidas y a dar esperanza en nuestro país.

No sólo me dio la oportunidad de dar esperanza a mi país, sino que me dio la oportunidad de que Panamá fuera conocido en otras latitudes por sus grandes esfuerzos en comunidad. Soy de esa nueva generación que quiere plasmar cambios que trasciendan y sirvan para otras personas en el futuro así como muchas personas de la historia generaron ese impacto en mi.

Gracias a esos pensadores puedo ser quien soy hoy en día y estoy dispuesta a aprender para abarcar mucho más.

Los nuevos influenciadores deben inspirar en tiempo de cambios. No me gusta la palabra crisis. Los cambios traen nuevas oportunidades y mejoran las cosas. No nos quedemos solo en quejarnos. Hagamos que la palabra “influenciar” tenga la relevancia que debe sostener en el tiempo y el respeto.