Mejorar los resultados educativos para lograr oportunidades y crecimiento económico es clave para países en vía de desarrollo.